vinedos_1
vinedos_2
vinedos_3
vinedos_4
Viñedos y uvas

Nuestros Pagos de Garnacha y Syrah

Los viñedos en los que cultivamos el fruto con el que elaboramos todos nuestros Prados pertenecen a nuestra familia desde hace largo tiempo, lo que nos permite contar con viñas de más de 80 años de edad y es garantía de una gestión vitícola de calidad. En las más de 7 hectáreas se cultivan las variedades de Garnacha y Syrah, uvas que conforman la personalidad a todos nuestros vinos.

La riqueza de estos viñedos, situados en los municipios de Magallón y Bisimbre, nos permite obtener una selecta producción con la que elaboramos nuestros vinos Prados.

Nuestros Pagos:

  • El rincón de La Corona en Magallón Plantado de Garnacha sobre suelos profundos de grabas y rodeado de olivares centenarios. Sus algo más de 3000 cepas son la base para la elaboración de nuestro vino joven.

  • La Marga en Bisimbre Es nuestro mayor viñedo de Garnacha. Sobre suelo de arcillas y con una pequeña pendiente hacia el este es la base de nuestras mejores uvas de Garnacha. Sus más de 5000 cepas necesitan de una larga maduración. Es el viñedo en el que cada año terminamos nuestras vendimias.

  • La Loma de Bisimbre Como su nombre indica se trata de una pequeña colina en cuya loma o ladera plantamos 5.000 cepas de Syrah. Sobre suelo poco profundo y bastante mineral, la expresión de éste nos permite elaborar casi todos los años nuestro mejor Syrah.

  • Los Blanquizales en Magallón Un suelo de blanquizal es característico por la caliza blanda en lajas que puntualmente afloran en la zona. Son suelos interesantes por su capacidad de retención de la humedad y por el reflejo de la luz solar que los hace; por un lado sombríos y por otro luminosos. Plantado con 3500 cepas de Syrah nos permite conseguir uvas ideales para combinar con nuestra Garnacha del Rincón de La Corona para elaborar nuestro vino joven.

Variedades de uva:

Las variedades de uva cultivada en nuestros viñedos son Garnacha y Syrah. Las peculiaridades de clima y las características propias de las tierras del Moncayo se conjugan con gran armonía para dar lugar a un espacio idóneo para el cultivo de estas variedades.

La Garnacha es la variedad tradicional de la zona. Su largo ciclo vegetativo, su gran necesidad de horas de sol y temperatura se adaptan perfectamente a las condiciones de la zona. Su importante rusticidad y resistencia a los daños por viento le hacen una aliada imprescindible para resistir a la influencia del permanente Cierzo, nombre con el que se conoce al viento en el valle del Ebro.

Gracias al cultivo de los viñedos más valiosos y al esfuerzo por conseguir una viticultura de calidad, se ha sabido cuidar la uva para que alcance todo su potencial y permita la elaboración de algunos de los vinos más interesantes que se pueden encontrar hoy en día en España.

La uva Syrah es tal vez la mejor compañera de viaje de la Garnacha, unidas en una perfecta simbiosis que da lugar a vinos con gran personalidad que se identifican plenamente con su zona de origen. Estas dos variedades comparten protagonismo no sólo en nuestra región de Campo de Borja, sino que es ya reconocida su alianza en grandes regiones vitícolas francesas o incluso australianas.